dilluns, 6 de juliol de 2009

JdRL 10 - A peu per Collserola 03-2009

Crónica de la 10ª JdRL de los AdR's de Catalunya
Por Esteve y Esther, marzo 2009
Bueno, esta vez poco hay que contar, como la salida era a pie, en vez de los 30 ó 35 habituales, nos encontramos en la plaza de la estación de Valdoreix (Sant Cugat), 22 amigos dispuestos a caminar.
Con un cuarto de hora de retraso sobre el horario previsto, debido a que "alguien" confundió Valldoreix con Vallvidrera, y otro "alguien" se lió con la tarifa de los billetes de los Ferrocarriles de la Generalitat, a las 10:00 de la mañana del sábado 21 de marzo nos pusimos en marcha.

Una larga avenida entre casas unifamiliares (Valldoreix es un barrio residencial de S.Cugat) nos llevó a la entrada del Parc de Collserola y, después de una pequeña subida, llegamos al pie del Puig Madrona, donde se encuentra la bonita ermita de Santa Eulàlia de Madrona, hoy La Salut del Papiol, objetivo de la excursión. A las 11:00 estàbamos allí, con un día espléndido

Esta iglesia, hoy ermita, fue la parroquia de El Papiol desde finales del s. IX hasta 1315 en que la parroquia fue trasladada al castillo de El Papiol. El edificio, de una sola nave, tiene un ábside y dos absidiolas semicirculares, que forman una cabecera trebolada. La absidiola sur se reconstruyó totalmente en la restauración de 1982.
Las dos terceras partes de poniente de la nave corresponden a un templo prerománico del s. X, con techo de madera, que fue alargado hacia levante en el s. XI, momento en que se cubrió todo el edificio con una bóveda de cañón y se construyó la cabecera. El detalle decorativo más bonito y casi el único, es la ventana geminada de la fachada oeste.
Todo esto dió motivo a un gran debate: ¿de qué época eran los contrafuertes?, ¿y el refuerzo interior de los arcos torales?, y …
El AdR Jordi Romero nos hizo una demostración de la sonoridad de la iglesia cantando de cara al ábside. Llegamos a la conclusión de que el micrófono se inventó, cuando los curas empezaron a decir misa de cara a los fieles.

De allí nos fuimos hacia el Papiol, parando antes en un curioso paraje llamado Les Escletxes (grietas o rendijas), que es una fabulosa escuela de escalada. Para finalizar la jornada, 17 del grupo, comimos una ensalada calalana, un buen estofado de carne con arroz y setas, y un helado de crocanti, en el local de la peña Blaugrana del Papiol.

La mayoría de los supervivientes nos dirigimos a la estación de Renfe del pueblo que està a una media hora andando, excepto un pequeño grupo de disidentes que, desoyendo los consejos de la organización, habían acudido a Valldoreix en coche y tuvieron que desandar el camino de la mañana para volver al punto de partida a recoger los vehículos.

Ver más fotos de la jornada

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada