dilluns, 6 de juliol de 2009

JdRL 11 - Beuda (Garrotxa) 21-06-2009

Crónica de la 11ª JdRL de los AdR catalanes
Por Esteve y Esther, junio 2009
Bueno, vamos a intentar hacer un resumen resumido de una jornada intensa de 10 horas.
A las 9:00 de la mañana del domingo dia 21 de junio, 27 de los 30 AdR previstos, nos encontramos en el aparcamiento de la pequeña iglesia de Lligordà, municipio de Beuda, la Garrotxa, cerca de Besalú.

Este municipio muy disperso y con pocos habitantes, tiene cinco iglesias románicas, objetivo de nuestra salida.
Nuestros contactos con mosén Marturi, párroco de Besalú, Beuda y unas cuantas localidades más, consiguieron que una persona, Paulino, nos acompañara en las cuatro primeras visitas. Con él vino un amigo de Besalú, Quim de Santa María, los dos enamorados de su tierra y del románico, que nos fueron abriendo puertas y explicando anécdotas.
Empezamos la visita a Sant Pere de Lligordà, s.XII, de una sola nave, con un bonito ábside que, como curiosidad, tiene, además de la típica ventana al este, otra ventana al sur. No nos extenderemos en cada iglesia pues en vez de un resumen nos saldría un libro.

Cuando acabábamos la visita aparecieron dos de los tres AdR que faltaban, uno no había acudido a la cita. Posteriormente se descubrió que, por un mal entendido, no se habían encontrado en el lugar de la cita, fue una lástima.
Todas las iglesia de la zona són muy sencillas y apenas tienen decoración escultórica, y nada de pictórica, pero son unas iglesias rurales, unas más rurales que otras, con mucho encanto.
La segunda iglesia fue el Sant Sepulcre de Palera, que era la joya del viaje. Una preciosa iglesia de tres naves del s.XI, que en su momento permitía a sus visitantes obtener las mismas indulgencias que a los visitantes del Santo Sepulcro de Jerusalén. Se visitaron también las ruinas del antiguo monasterio benedictino anexo, que ya tienen presupuesto adjudicado para hacer un restaurante, un bar, unas habitaciones, etc…, previsto para dentro de dos años.

Sobre esta iglesia, que todavía hoy acoge reuniones de los "Caballers del Sant Sepulcre" hay mucha leyenda. En el centro de ella hay una piedra, diferente al resto, más brillante, que según dicen, tal día como este, solsticio de verano, sobre las 11 de la mañana, recibe un rayo de sol que entra por la ventana del ábside y lo refleja en dos, formando una Y.
La verdad es que no vimos el fenómeno y tenemos dudas de su autenticidad, el sol a esa hora no estaba todo lo brillante que debía estar y en la ventana del ábside han puesto un cristal de colores que difumina mucho la luz, pero lo cierto es que algo tiene la piedra: la gente oscila cuando se coloca encima, unos más que otros.
Entonces apareció un grupo de"Amics de Besalú", encabezado por su ex-presidente Antoni Noguera, que llevaba un péndulo. No os podeis hacer idea del rato que nos pasamos haciendo pruebas con el péndulo que a unos nos giraba hacia la derecha, a otros hacia la izquierda y a algunos no se les movía.

Esa piedra, tal vez pre-románica o anterior, parece marcar el punto de confluencia de unas corrientes magnéticas que pudieron indicar a los monjes el lugar donde construir el cenobio.
Con pesar, nos despedimos de l'Antoni y su péndulo, y nos fuimos caminando hasta la tercera, la muy próxima Santa Mª de Palera, s.XII, que nos abrió amablemente Baldiri. Una sola nave, muy sencilla, adosada a la casa que años ha fue castillo, tiene una copia de una "Mare de Deu" gótica de alabastro (original en el Museu d'Art de Girona), que tiene la particularidad de estar sonriendo. El ábside apenas se ve exteriormante pues está en el jardín de la casa, pero la gente se lo pasó muy bien viendo las acrobacias de una cabra.

De nuevo en los coches nos dirigimos a la cuarta, Sant Feliu de Beuda, s.XI. Esta también es de tres naves y tiene dos columnas en la puerta con sendos capiteles decorados. Además en su interior tienen una preciosa pila bautismal con cuatro escenas grabadas que dieron lugar a multitud de interpretaciones sobre su significado.

Nos despedimos de nuestros dos acompañantes, Paulino y Quim.
Comimos allí mismo, en Ca la Montserrat de Beuda, muy bien, demasiado, sin prisa, y después de tomar el café, nos dirigimos a la quinta y última iglesia, y tal vez la menos conocida, Santa Mª de Segueró, s.XI, pero totalmente reformada en el XIX a raiz de un hundimiento parcial. Tambien tienen una Virgen del s.XIV en alabastro, esta más seria.
Lo más curioso de esta iglesia es su ábside con aspilleras, sobre-elevado y toda la iglesia fortificada. Se puede subir a la parte fortificada, por encima de la bóveda, y pasear, sin darse demasiados cabezazos, desde la espadaña situada sobre la entrada hasta la sobre-elevación del ábside. Aquí fueron el matrimonio que tenían la llave, Lola y Josep, quienes amablemente nos acompañaron y nos explicaron anécdotas.


Ver más fotos de la jornada

Y un vídeo. Juan Carlos, su autor dice:
Momento en el que estuvimos a punto de perder a Esteve. Casi sale volando por culpa del péndulo y la losa poseída. AdR

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada